El abogado que tramita derecho de familia, requiere un equilibrio perfecto entre conocimientos y habilidades sociales y psicológicas para lograr ser efectivo no solo en la parte técnica sino también en la emocional, tener vocación para ayudar al cliente.